Actualización con un propósito

En la foto estoy yo, con mi cara después de más de 30 horas de viaje y mi hermana, Marita. 

Mi hermana, mayor que yo, nunca aprendió a conducir. Y era una asignatura pendiente que el año pasado se decidió a solucionar. Se puso un objetivo claro. Y, como pasa siempre que alguien se propone un objetivo que por tiempo, edad e incluso historia personal está fuera de lo estándar, su decisión acaba siendo centro de conversaciones.

Tuvo muchas personas que, quizás sin mala intención, le ponían piedras en su camino: «no tienes coche, te va a costar mucho porque ya “eres grande” y un largo etc… ese listado de opiniones que en realidad, Marita, nunca pidió. Porque además de su objetivo claro, el de aprender a conducir y sacarse el carnet, ella tuvo como motivación un propósito mayor: su independencia de movilidad, en un país en el que el transporte público ni funciona tan bien ni te lleva donde necesitas, y el poder dar apoyo logístico a nuestros padres, que ya están mayores. Es decir, a su objetivo claro se sumo un propósito más allá de ella misma. Esto muestra su generosidad, un valor a veces escaso en este mundo cada vez más individualista. 

Empezó sus prácticas hacia finales del 2019, y en el 2020, pandemia mediante y todas las complicaciones derivadas de la misma, Marita sacó su carnet de conducir, porque fue su desafío personal, y que dio sus frutos. Sí, porque lo que tienen los desafíos es que una vez que los consigues, venciendo los propios miedos y las opiniones no solicitadas, te dan más fuerza y empuje para afrontar el siguiente que te propongas. 

Y por eso, cuando me dijo “Yo te busco en el aeropuerto” literalmente le di un giro de 180º a mi primer pensamiento de “y…mejor no”, a un “¡¡claro que sí!!”

Marita es mi ejemplo más reciente de que con un objetivo claro, un propósito y un desafío, podemos llegar a donde nos propongamos. GRACIAS HERMANA. 

Entradas recientes

Comentarios recientes

    Recent Tweets

    Entradas recientes

    Quieres saber más sobre coaching vocacional y coaching por valores, subscríbete a mi newsletter