Siempre que llovió, paró. Establecer un plan para después de la tormenta

Cuando hay una tormenta fuerte, una vez que pasa, siempre hay algo para hacer, en el menor de los casos, poner en orden, a veces reparar algunos daños, y otras veces hay que reconstruir.

Un cambio profesional, laboral es ese trabajo después de la tormenta, necesita planificación. 

Buscar un nuevo trabajo es un trabajo en sí mismo, y requiere una energía adicional que no siempre tenemos disponible. Las frases motivadoras probablemente nos den un primer empujón, aunque necesitamos que sea sostenible en el tiempo. Y para esto hace falta un plan. Igual que nos organizamos para un viaje, o para una mudanza o para cualquier movimiento significativo, pensar en un cambio o actualización profesional también necesita un plan. 

JT se enfrentó por primera vez, por más curioso que esto suene, a la necesidad de armar su CV. Y éste fue su punto de partida: sentarse frente a una hoja en blanco y escribir a cerca de sus muchas y valiosas habilidades, que NO podía ver, se le hacía una montaña infranqueable. Sencillamente no las identificaba. Los últimos años trabajando en la empresa, de la que tenía puesta su camiseta como fan número 1, cegaban su propio juicio fruto de la falta de valoración profesional. Por lo que el plan de ruta comenzó por reconstruir su propia historia laboral, todo lo que había aprendido en sus 20 años de experiencia profesional y que hoy, en plena época de pandemia y con una familia, necesitaba destacar y explicar son honestidad y sin modestias innecesarias. 

  • Paso Número Uno: (RE) Conocer las propias fortalezas, y también las debilidades, para presentar nuestra mejor versión y mejorar y actualizar aquello que haga falta. 
  • Paso Número Dos: escribir lo anterior, una, dos, tres y las veces que sea necesario hasta que te sientas identificado con tu propia historia
  • Paso Número Tres: Prueba y error, o lo que es lo mismo, PRÁCTICA. Enviar solicitudes, adaptar el CV, escribir una carta para una posición en particular y, asistir a una entrevista, resulta más llevadero si pensamos que estamos aprendiendo un deporte o actividad nueva: requiere práctica, prueba y error. Cuanto más practiques, más flexible te volverás al proceso, y menos incomodidad para cada nueva situación. 

JT ha hecho un cambio abismal en su forma de pararse frente a su nueva situación, porque ahora tiene una hoja de ruta, y a tan sólo poco más de un mes de que comenzó con su plan, no sólo práctica sino que recibe llamadas. 

Y tú ¿qué plan de ruta tienes?

Entradas recientes

Comentarios recientes

    Recent Tweets

    Entradas recientes

    Quieres saber más sobre coaching vocacional y coaching por valores, subscríbete a mi newsletter